7 de diciembre de 2009

Sierra de La Puebla

Después de una ascensión veraniega al Pico Porrejón, ví, claramente, desde la cima de ésta, la posibilidad de hacer una más que bonita ruta por la Sierra de la Puebla y colmar los deseos largamente gestados de pedalear por este magnífico rincón de la Sierra del Ayllón. Siendo así, que, tiempo me faltó para perfilar sobre plano la ruta en cuestión y ponernos a trabajar en las cartas de navegación.

Sin dudar de su incorporación a filas le comento a Pablo el plan, que, sin dudarlo, se une a esta nueva convocatoria para pedalear en una fría mañana de Diciembre para disfrutar de una nueva e interesante aventura.

Iniciamos la ruta sobre las 9:30 desde el Puerto El Cardoso, a escasos kilómetro de Montejo de la sierra, desde aquí por la línea de desnivel bordeamos entre frondosos bosques de pino y roble el Pico de Bañaderos hasta llegar ágilmente hasta el Puerto de la Hiruela, lugar en el que disfrutaríamos de unas impresionantes vistas del Pico Ocejón, entre otros.

En este punto de la ruta vendría un nuevo escollo a superar, y por el que intuía no agradaría, en mucho, a mi compañero, pero, éste no suponía más que cargar con las monturas durante unos 15 minutos, sino menos, por una senda impracticable ciclísticamente hablando pero cómoda para un senderista. Así pues, sin darnos apenas cuenta esta senda nos dejaría en el Collado Salinero desde donde divisamos la serpenteante y ancha pista que nos llevaría hasta el Collado de las Palomas.

De nuevo, desde aquí, el horizonte se abre para ofrecernos una estampa espectacular del interior de la Sierra de la puebla con el embalse del Atazar al fondo. Hasta este punto no habíamos acumulado muchos kilómetros y tampoco mucho desnivel y como las ganas de disfrutar eran muchas apenas habíamos reparado en el paso del tiempo debido principalmente a las numerosas paradas y a la amena charla que entablamos. Así pues, continuamos por la buena y rápida pista en descenso hasta el pueblo del Atazar donde reparamos energías y continuamos la marcha.

Desde aquí salvamos el embalse y en un nuevo descenso perdemos altura hasta llegar a los 800 metros de altitud, en dónde, comenzaría la recuperación continuada de todo el desnivel perdido hasta este momento, calculo, que serían otros 800 metros de desnivel. La pista es buena aunque por el momento algo rota, y, sin problemas en la navegación coronamos el paso en el Collado de la Tiesa con más retraso por parte de Pablo y mucha más fatiga de la deseada por mi parte. Pero, a cambio, la naturaleza nos regala en estos momentos una panorámica sublime en dónde mi compañero no duda en lanzar un poderoso y primitivo grito a los cuatro vientos en señal de nuestra, por momentos, ansiada libertad ciclística.

Desde aquí descenderíamos por una fría carretera, con una más que notable flojera en las piernas del que os escribe, hasta, de nuevo, el Puerto de la Hiruela, completando con ello la parte circular de la ruta y restándonos nada más que para terminar un tramo facilón, antes recorrido brevemente, pero que, ahora, en esta última parte de la ruta sufrí más de lo deseado para poder terminar esta nueva y sorprendente aventura.




Las monturas retozando salvajemente por el monte.

Gozando de la sublime panorámica.

Continuamos con el deleite paisajístico.

Pico Santuy y al fondo el Pico Cerrón desde el Puerto de la Hiruela.

Salvando, por senda, el Cerro Salinero.

Amigo, ¡¡impresionante estampa!!.

Cardoso de la Sierra y, al fondo, el Pico Lobo desde el Collado salinero.

Al Oeste, las blancas cumbres que dominan el Valle de Lozoya.

Al sur, las espectaculares vistas del embalse del Atazar.



Todavía nos quedaban por superar las duras rampas del Pico Peña La Cabra.

Bonita pareja de Buitres Leonados.

Al fondo, La Sierra del Guadarrama.



De nuevo, Peña la Cabra desde su vertiente occidental.

Y, Montejo de la Sierra.

El Pico de la Miel evoncando sueños de escalador.

El grupo al completo.

-¡¡Qué lujo de pista forestal!!-, bordeando el Pico de Bañaderos.

El instinto animal se adueña de mí. -y también la fatiga-

Bonita instantánea de una "bestia" en su medio preferido.






Al final salió una dura y bonita ruta de algo más de 65km. y 1750m. de desnivel acumulado.

Pablo, siempre es un placer compartir contigo estas buenas aventuras.

¡Saludos!

Eduardo.

3 comentarios:

pablo.bk dijo...

Edu, es de las pocas ocasiones en que una ruta queda reflejada en las fotos como Dios manda. Y eso que te dejas fotos en el tintero. Una verdadera pasada. últimamente superamos lo insuperable con estas aventuras... UNa verdadera gozada pedalear por estos lugares y compartir contigo estos descubrimientos.
Gracias amigo!

Clara dijo...

Lo que es una verdadera gozada es poder compartir desde la distancia, vuestras aventuras, vuestro relatos y nada mejor que reflejar en lustras crónicas lo vivido en cada momento, creo que deberíamos volver a organizar una macro quedada, para compartir esas imágenes, esos bosques frondosos, ese frió de la sierra……

coocker el negrerino dijo...

buanas de parte de negrerinos x el mundo, buen blog, tas hecho un maquina, mas q yo ya q lo tuyo es la montaña, lo mio la carretera y hacer comunidades rapido, no me paro mucho en recorrer sierras y cosas asi