23 de abril de 2009

Seguimos en Azrou

Hola a todos:

A pesar de haber tomado seriamente la decision de retirarme, he decidido darme una penultima oportunidad resistiendome con todas mi fuerzas al abandono despues de llegar hasta aqui y disponiendo aun de tiempo y algun que otro, solicitado, dirhan.

Asi pues, he encontrado en Azrou la base necesaria para mi esperada recuperacion, un albergue de 30 dirham diarios donde las vistas de las montagnas llenas de cedros ocupan mi horizonte y donde la buena lectura, sabiamente elegida antes de partir me acompagna mas que nunca, y en los ratos libres, que son muchos, nos hemos fabricado un ajedrez con algunas de las muchas piedras de por aqui y tomando, e invadiendo, como tablero los azulejos de la entrada al albergue y de esta manera nos jugamos los tallines y cuscuses al ajedrez teniendo como ferviente publico tanto a la familia que regenta tan agradable lugar como la de nuestros compagneros de refugio una pareja de simpaticos italianos: Irene y Estefano.

Antes de llegar a Azrou pasamos por por Mulay Idriss donde casualmente me encontre con mi compagnero de bus -Madrid Algeciras- Hassan, la sorpresa fue mayuscula y creo que ha surgido una gran amistad con el en particular y en general con todo el pueblo marroqui. Visita a Voluvilis, gran ciudad romana del norte de Africa donde misteriosamente sus frescos a la intemperie se conservan esplendidamente a pesar de estar expuestos a las inclemencias de la intemperie de los ultimos 2000 agnos de historia, verdadero enigma de la eterna juventud.

Despues llegariamos a Meknes donde muy sutilmente Ali nos mostraria los secretos mejor guardados de esta sencilla pero deslumbrante ciudad imperial, aqui conocimos todos los oficios tradicionales de las gentes de esta ciudad: todo sobre el olivo y el aceite, sobre la confeccion textil desde el cartucho de seda hasta la alfombra bereber, las madrassas, los museos y los mausoleos y palacios, la talla de madera de cedro, la orfebreria con hilo de plata, los hammans, y su gastronomia: como olvidarme de esa carne de camello a la parilla regado con un te de menta o de las infinitas especias y todos sus dulces. En esta ciudad conoceriamos a Tony, un ingles curtido en mil y una aventuras a lomos de su flamante motocicleta, viajando en solitario sin gps, sin mapas, sin movil, pero pleno de espiritu aventurero, ya quisieran los del dackar semejante wild life, hasta tarde se nos hizo la noche contando historias de Tunez, Turquia y un largo etc. a la luz de un fuego improvisado en pleno camping.

Estos dias he encontrado el verdadero espiritu de mi compagnero, Jose, que no duda en seguir conmigo a pesar de que el tiene menos tiempo para concer este gran pais. Desde aqui gracias compagnero.

Dias de verdadero reposo, hielo, pomadas y paciencia; aprendiendo del autentico arte marroqui de ver pasar la vida desde una teteria desde donde os mando un cordial saludo deseando poder contaros prontamente mi regreso a esos caminos de Alâ. "In sha alâ".

8 comentarios:

pablo.bk dijo...

Ese lugar en el que te encuentras y tan sabiamente describes debe ser mágico. Por ello tu recuperación me da que se consolidará para poder seguir hasta el desierto. Pero no te la juegues. Más vale perder este viaje que todo el resto del año. La rodilla es muy delicada y te puede dejar secuelas que tarden en curarse.
Espero que puedas realizar tu sueño. Mi apoyo desde aquí.

calviniano dijo...

Haz lo que creas conveniente, como dice alguien, si está de Dios (o de Alá) que te duela la rodilla será por algo.
Pero no hay excusas para no disfrutar.

j dijo...

Pues a disfrutar:::: casi hay más aventura en el ajedrez que describes que en los días de bicicleta... Mucha suerte, Eduardo

Javito dijo...

Ya que te has decidido a tomarte un respiro, tal vez debieras hacerlo en condiciones, me refiero a que reposes los dias que sean necesarios, mejor pasarte que quedarte corto, ¡claro está! si dispones del tiempo y dinero necesario. Seguro que donde quiera que estés de Marruecos encontrarás mil y una razones para detenerte unos días sin dejar de vivir sensaciones y experiencias diferentes.

Anónimo dijo...

¡Hola Eduardo! Menuda prosa más bonita te gastas... Me ha gustado mucho tu historia: tus encuentros viajeros, las partidas de ajedrez y esa forma con la que describes las cosas, que refleja que alma marroquí te ha calado muy dentro. Cuídate esa rodilla!!!!

Un abrazo muy fuerte.

Lucas.

Clara dijo...

Venga Edu, no puedes dejar tu camino ahora, es bueno saber parar y reponerse antes que caer, asi que tu cuerpo y tu mente te guiaran a seguir..

Animo

Juanma dijo...

Edu, descansa y ojalá que puedas conseguir tu objetivo de llegar al desierto. Ánimo y espero que estés de vuelta para el Soplao!!!!

Eduardo dijo...

Muchisimas gracias a todos por vuestras palabras y animos.

Seguimos en ruta, despacito, sin prisa pero sin pausa, espero alcanzar el desierto en unos dias.

Desde el corazon del Gran Atlas, saludos a todos y, de nuevo, gracias.